Introducción y reflexión

Anibal Faccendini, Catedra Libre del Agua - Universidad Nacional de Rosario, Argentina
Published: 6 years, 4 months ago (06/01/2012)
Updated: 4 years, 1 month ago (09/08/2014)

Metodología: Se recurrió a distintas fuentes de los organismos oficiales que figuran en internet. Así también a los efectos de tener un acceso a la realidad social y a la percepción popular, se recurrió a los periódicos y noticias de los distintos países.


Es importante remarcar, la dificultad encontrada en cuanto a los obstáculos para acceder a datos oficiales en sí y por lo desactualizado de los mismos.


No se pudo tomar solamente desde el 28 de julio de 2010 día de la Resolución nro. 64 de la ONU, que establece el día de declaración del agua y saneamiento como derecho humano fundamental. Porque estaban desactualizados y no marcaban datos de relevancia. Por eso se tomó desde 2005 al presente.


Habida cuenta que los datos oficiales dejaban la suspicacia de no dar datos de la realidad concreta, es que insistimos, recurrimos a lo que sucedía vía las noticias del lugar.


El método entonces fue de análisis crítico, observación e histórico comparativo.


Las técnicas para lograrlo fueron la documentación existente, las noticias vinculante de los diarios del lugar y en algunos casos trabajo de campo a partir de entrevistas.


Este Informe es una aproximación de lo que sucede con respecto al derecho en el acceso al agua y al saneamiento en América Latina. Pero, no por ello deja ser importante, pues es una información reflexiva que pretende ser un emergente para generar inquietudes para que los lectores profundicen en una investigación o bien para tomar conocimiento, compromiso y movilización con la realidad del agua. Como sucedería con los diarios y periódicos escritos. Estos se acercan a temas para invitarnos a profundizarlos e inquietarnos.


Adelantándonos podemos decir que los avances que ha habido son lentos e insuficientes. Que exceptuando países como Bolivia, Ecuador, Uruguay y Venezuela, que tienen una jerarquía legal en la cuestión del agua como bien público, el resto marcan una morosidad en el cumplimiento del derecho humano del agua tanto en el plano legal como en el plazo de inversiones y compromiso público. Se puede observar que hay un proceso de sensibilización y de inserción en las agendas públicas, lo cual es un logro. También en algunos casos la incorporación de la cuestión hídrica en los discursos de los líderes gubernamentales.


Sin embargo, estamos en presencia de una gran lejanía que se concrete el derecho al agua y saneamiento como derecho humano esencial para todos.


Es de buen tino aclarar, dado los distintos parámetros que se toman, según los países sobre: ¿qué es el acceso al agua? ¿qué es el acceso al saneamiento?, tomamos el criterio de 365 días con 24 horas, como mínimo 50 litros de agua apta para el consumo por persona. Para marcar un paradigma necesario para los ciudadanos. Con respecto a la calidad del agua y al saneamiento seguimos los criterios de la OSM y UNICEF para los Objetivos del Milenio. Según datos de estas instituciones de la ONU, en el 2015 prevé que 605 millones de personas seguirían careciendo de acceso a agua apta para el consumo y 2.400 millones seguirían sin acceder a saneamiento.


El desequilibrio del derecho al agua apta para el consumo seguiría siendo importante, si tomamos en consideración que el agua apta para el consumo no tiene unanimidad respecto a lo que es agua saludable en su totalidad. También resulta ponderable como en la provincia de Santa Fe, por problemas estructurales de inversiones y por responsabilidad del Grupo Suez en la época de la privatización 1995-2006, no sólo faltan 1.500 millones de dólares de inversiones sino también cortes del suministro en períodos estivales abarcando muchas veces a 250 mil personas. Si tomamos el parámetro de calidad de servicio del ente regulador OCABA de la provincia de Buenos Aires establece el artículo 32 del decreto 878/03, debe ser en forma continua y permanente sin interrupciones las 24 horas. En Santa Fe por comparación no cumpliría con dicha exigencia. Con lo cual se vulneraría el derecho al agua. Creemos que debemos tomar el parámetro de mayor protección al derecho humano al agua y saneamiento.Y, no de menor protección. Los derechos para que existan deben ser protegidos integralmente y no desamparados o con una protección baja. Porque ello signficaría su inexistencia. No alcanza con la extensión de la red si el agua no es saludable y continua. Porque ello nos llevaría a que el derecho al agua esté en la teoría pero no en la realidad social, que es la importa. Tampoco tiene sentido, bajar los niveles químicos para su salubridad, porque sería garantizar el derecho a la enfermedad y no a la salud!. Serviría para el sofisma y la estadística.